Skip to main content

Base tapizada

La elección del colchón es proceso largo y meditado, en el que es necesario contemplar bien todas las opciones para tomar una decisión correcta que nos permita tener un descanso sano y profundo. Sin embargo, el papel que juega la base elegida para reposar este colchón es tan importante como la superficie de descanso en sí, por ello hay que tener el cuenta varios factores que influirán en el efecto del colchón sobre nuestro descanso.

La base tapizada es uno de los soportes más sencillos, efectivos y populares que existen en el mercado. Se trata de una estructura de metal con 4 patas y barras de sujeción transversales y un tablero, casi siempre de madera, acolchado. A la hora de comprar una base tenemos que tener en cuenta que debe ser robusta ya que sobre ella reposarán dos pesos, el nuestro y el del colchón. Además al igual que con la superficie de descanso, pasaremos muchas horas de nuestra vida descansando sobre ella.

Hay combinaciones más y menos recomendadas y tipos de colchones más adecuados para utilizar con una base tapizada, además hay que tener también en cuenta las preferencias personales en términos de firmeza, ya que una base tapizada intensifica la firmeza del colchón. Un colchón sobre una base tapizada ofrecerá mayor sensación de firmeza que el mismo colchón sobre un somier de láminas.

Especialmente importante a la hora de decantarse por una base de colchón, es la capacidad de transpiración del mismo. Un colchón de alta transpirabilidad nos permitirá elegir entre un mayor abanicos de bases de apoyo. También es necesario tener el cuenta la humedad del lugar donde esté el colchón y elegir una combinación que favorezca la transpiración del núcleo del colchón.

 

 

Tipos de colchones y bases recomendadas

 

Los colchones de látex o viscoelástica tienen normalmente, por el material de su núcleo, menos transpirabilidad que otros materiales. En el caso de colchones de alta calidad, la transpiración puede ser algo mayor, pero en todo caso, estos colchones sólo deben colocarse sobre un somier de láminas o una base tapizada de alta gama con materiales transpirables que permitan una circulación de aire correcta. Algunas bases tapizadas tienen acolchados con textiles 3D de alta transpirabildiad o con el tablón de madera microperforado. Cualquiera de estas opciones es adecuada también para colchones de látex o de visco. En caso contrario, es mejor elegir un apoyo de somier de láminas para evitar que se creen humedades insalubres que además acorten la vida últil del colchón.

Los muelles es la tecnología que mejor transpira por definición y por ello la más adecuada para utilizar con este tipo de bases de reposo. El abanico a elegir de precios y materiales de la base tapizada es por ello mayor que en otros casos, ya que el colchón de muelles permite una alta circulación de aire. Además con una base tapizada como apoyo para nuestro colchón de muelles nos aseguramos mayor durabilidad, ya que un apoyo completo evita que los muelles del colchón se flexionen en exceso en determinados puntos y terminen deformándose.

El el caso de la espuma, este material se encuentra en un término medio en lo que respecta a transpirabilidad. Los colchones de espumas de alta gama, con la última tecnología y de muy alta densidad tienen hoy en día características de transpiración casi a la altura de los colchones de muelles, por lo que perfectamente pueden ser utilizados también sobre una base tapizada.