Skip to main content

Colchón de látex

Los colchones de látex y pueden estar fabricados de látex sintético, natural o de una mezcla de ambos. En lo que respecta a calidad, la diferencia entre estos tipos de colchones es relativamente escasa.

El látex es un material que proviene del árbol Hevea-Brasiliensis. Para que un colchón sea considerado de látex natural, un 85% de su composición como mínimo tiene que ser de este material (el porcentaje restante suele corresponder a espumas y otros materiales). Los colchones naturales tienen mayor elasticidad que los colchones de látex sintéticos y también apoyan mejor el cuerpo.Otro aspecto importante a tener en cuenta es la altura del bloque de látex en el interior del colchón, para un mejor descanso es aconsejable que sea superior a 16 cm.

El colchón de látex es también especialmente higiénico y resistente a bacterias, por lo tanto muy adecuado para alérgicos. Dos características típicas de estos colchones son su calidad y alta adaptabilidad al cuerpo y al somier. Las personas con problemas de espalda o articulaciones se decantan muy frecuentemente por colchones de látex. Otro punto positivo es su larga vida siempre que se cuiden y limpien frecuentemente de manera adecuada. En caso contrario los colchones de látex tienden a generar problemas de humedad. Por ello también se recomienda no colocarlos sobre somieres de láminas plastificadas, bases tapizadas o barnizadas y otros materiales que no favorezcan la correcta transpiración del colchón.

En caso del colchón de látex, la funda suele ser de algodón, lana o Lyocell (también conocido como Tencel). La finalidad de estos materiales es la absorción de la humedad que se segrega en forma de sudor durante las horas de sueño. El material de la funda juega por ello también un papel fundamental para garantizar el ambiente y la temperatura correctos para un descanso adecuado.

Los colchones de látex son muy silenciosos en comparación con otros tipos de colchones que hacen ruido si hay movimiento, por ello favorecen un descanso sin molestias, más profundo y relajante.

Los colchones de látex no son precisamente baratos, sin embargo cuentan con algunas ventajas ya mencionadas. Cada tipo de colchón puede estar indicado o desaconsejado dependiendo de la combinación entre necesidades, gustos, y características del usuario. La siguiente lista tiene como objetivo ayudar a descubrir si el colchón de látex es la mejor opción para usted.

muy adecuado

  • alérgicos
  • frioleros
  • personas que duermen de costado
  • personas que duermen boca abajo
  • personas que duerme boca arriba
  • personas que sudan por las noches
  • personas con dolores de espalda
  • personas ahorradoras
  • personas descuidadas
    (es necesaria limpieza y otros cuidados de forma regular)

menos adecuado

 

Las condiciones antibacteriales e higiénicas del colchón de látex resultan muy interesantes para alérgicos. Un cuidado regular y adecuado de este tipo de colchones, garantiza prácticamente ganar la batalla a los ácaros. Respecto al confort, el látex es un material que se adapta de forma óptima al cuerpo aliviando espalda y articulaciones y ayudando a conseguir una postura óptima desde el punto de vista ortopédico. Este es el motivo por el que este tipo de colchón es frecuentemente escogido por las personas con problemas de espalda, además de la sensación agradable y blanda que proporciona su descanso en él. El látex está especialmente recomendado para personas que duermen de costado o boca abajo.

El mayor contra de los colchones de látex es básicamente su gran peso que puede suponer un problema de transporte o para el posterior cuidado del colchón (complica la tarea de darle la vuelta con regularidad). Estos aspecto debe ser tenido en cuenta especialmente en el caso de personas de avanzada edad o con problemas de movilidad.