Skip to main content

Colchones IKEA Opiniones

Ikea es una empresa multinacional fundada en 1943 dedicada a la fabricación y venta de muebles y accesorios para el hogar. La empresa comenzó vendiendo distintos bienes de consumo y en 1947 lanzó la venta de  muebles a domicilio. A lo largo de los años, el surtido de colchones y camas de Ikea se ha ampliado considerablemente recibiendo muy buenas críticas y manteniendo precios muy competitivos. Actualmente la gama de colchones de Ikea es muy amplia y abarca el látex, la espuma viscoelástica, los muelles o la espuma de poliuretano, ofertando el colchón adecuado para cada preferencia. Además, la empresa admite la devolución del colchón hasta 365 días después de su compra y ofrece una garantía de producto de 25 años.

La empresa sueca sin embargo ha necesitado bastantes años para hacerse un hueco en el mercado del descanso español. Así como en otros países vecinos Ikea rápidamente conquistó los dormitorios con sus colchones y accesorios de calidad a un precio asequible, en su entrada en España se enfrentó a un mercado muy tradicional y desconfiado. Uno de los  principales motivos es que la empresa decidiera  mantener las medidas europeas estándar, lo cual no convenció al consumidor español en un principio. El consumidor no estaba habituado a camas de esas dimensiones y además se veía así obligado a comprar el resto de accesorios adecuados para las medidas de su cama en misma tienda. Sin embargo, con el tiempo el gigante sueco se fue adaptando a las necesidades del mercado y ahora es posible comprar tanto colchones de medidas europeas como de las medidas habituales en España.

Aunque resulte paradójico, otro de los factores que ha frenado el avance de Ikea en el sector en España son sus precios bajos. El consumidor español percibe muchas veces equivocadamente el precio de un producto como factor de indicador de la calidad. Sin embargo ésta no es una regla de oro, especialmente en el caso de un multinacional con una filosofía de reducción de gastos supérfluos como es la de Ikea. La enorme red de ventas y los ingentes volúmenes que sus proveedores fabrican, permiten al gigante sueco mantener a raya los márgenes para ofrecer un producto de calidad con precios, a veces, difíciles de creer.

En este sentido, la empresa sueca incluso se vio obligada a lanzar una campaña para intentar acabar con el mito de que los colchones asequibles no pueden ser de calidad. Así crearon la campaña “Un cero de más”, un experimento en el que añadieron un cero a los precios de sus colchones, quedando patente así las diferencias en la reacción de los consumidores que los probaban en sus tiendas.

Se desprende de numerosos estudios que los colchones de Ikea tienen una muy buena relación calidad precio, además de ofrecer un surtido muy variado. También el estudio independiente llevado a cabo por la OCU entre los mejores colchones del 2016 en el mercado español incluye algunos modelos de la firma sueca. Ikea, así como también supermercados como Aldi o Lidl, ofrecen colchones que resultan prácticamente tan buenos en términos de confort, reposo y durabilidad, como modelos caros con características similares de fabricantes con renombre. Todo ello con un costo de la mitad o incluso menos en algunas ocasiones.

Es un hecho que no hay colchones objetivamente buenos y malos. Todos dormimos de forma diferente y mientras unas personas descansan mejor en colchones blandos, otros requieres de colchones muy firmes para alcanzar el máximo reposo. Así también, algunos colchones son adecuados solo para determinado público, por ejemplo, alguien que duerme boca arriba, siendo menos apropiados para otras posturas. En Ikea actualmente existe un enorme rango de materiales, firmezas y precios capaz de cubrir las necesidades de descanso de prácticamente cualquier consumidor.

Otro hecho reseñable es que en 2006, el fabricante sueco Hildings Anders (primera empresa europea del sector con ventas de 917 millones y presencia en 19 países) compró la pyme valenciana Somilar, especializándose en colchones de marca blanca, entre ellos los de Ikea.